INTRODUCCIÓN

PÁGINA DEDICADA A PACIENTES, PADRES DE FAMILIA Y FAMILIARES DE LOS PACIENTES CON LA FINALIDAD QUE ACLAREN SUS DUDAS EN RELACIÓN A LOS PROBLEMAS QUIRÚRGICOS Y CLÍNICOS QUE TENGAN SUS NIÑOS.

DATOS PERSONALES

Lima, Lima, Peru
MÉDICO CIRUJANO. Especialista en CIRUGÍA PEDIÁTRICA y MEDICINA PEDIÁTRICA. Ex JEFE del SERVICIO de CIRUGÍA PEDIÁTRICA y del DEPARTAMENTO de MEDICINA INFANTIL del HOSPITAL NACIONAL "EDGARDO REBAGLIATI MARTINS" de la SEGURIDAD SOCIAL en SALUD (EsSALUD). MÉDICO ASISTENTE del SERVICIO de CIRUGÍA PEDIÁTRICA del HOSPITAL NACIONAL "EDGARDO REBAGLIATI MARTINS" EsSALUD). MAGÍSTER en ECONOMÍA y GESTIÓN de la SALUD. DOCTOR en MEDICINA. PROFESOR DE CIRUGÍA PEDIÁTRICA de la FACULTAD DE MEDICINA HUMANA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL "JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN" (HUACHO, LIMA, PERÚ). PROFESOR UNIVERSITARIO de POSTGRADO en la UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR de SAN MARCOS (LIMA. PERÚ), UNIVERSIDAD PARTICULAR "SAN MARTÍN DE PORRAS" (LIMA, PERÚ), UNIVERSIDAD NACIONAL "JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN" (HUACHO, LIMA, PERÚ)y de la UNIVERSIDAD PARTICULAR "RICARDO PALMA" (LIMA, PERÚ). Otros diplomas y estudios: CONCILIADOR EXTRA-JUDICIAL por el Ministerio de Justicia (MINJUS), EVALUADOR Y ACREDITADOR DE HOSPITALES por el Ministerio de Salud (MINSA) y CURSO BÁSICO DE DEFENSA Y DESARROLLO NACIONAL por el CENTRO DE ALTOS ESTUDIOS NACIONALES (CAEN).

domingo, 17 de enero de 2010

ANO IMPERFORADO

El ano imperforado es una malformación congénita que consiste en la falta del orificio anal. Esta imperforación anal puede estar asociada a defectos, también congénitos, del recto (parte final del intestino grueso) y a comunicaciones anormales (fístulas congénitas) entre el recto y las vías urinarias, generalmente con la uretra. Por estas razones, nosotros los médicos, solemos hablar de malformaciones anorrectales antes que de ano imperforado.

Las malformaciones anorrectales pueden ser desde las más simples hasta las más complejas y su forma de presentación varía con el sexo del recién nacido. Pueden estar asociadas con otras malformaciones congénitas, generalmente del aparato digestivo y urinario, y a cromosomopatías como el síndrome de Down o mongolismo.

El diagnóstico se hace al momento de nacer en la sala de partos (lamentablemente no hay forma de hacer el diagnóstico en el período prenatal) al tratar de introducir el termómetro rectal para medir la temperatura corporal del recién nacido. El neonatólogo confirmará el diagnóstico y solicitará la presencia del cirujano pediatra quien decidirá la conducta terapéutica.

Dependiendo del tipo de malformación anorrectal, se corregirá (antes de las primeras 24 horas de nacido) o se realizará una colostomía (exteriorización delo intestino grueso) para que el recién nacido pueda evacuar el meconio (deposición del recién nacido). El examen clínico es suficiente para optar por alguna de estas acciones en la mayoría de casos.

Dado de alta del hospital en estas condiciones, se esperará hasta que el niño tenga un año de edad o 10 kilos de peso, como mínimo, para realizar la corrección quirúrgica (anorrectoplastia sagital posterior) que consiste en bajar el recto hasta su ubicación normal (fosa anal) en el pliegue interglúteo. Después de 15 días de la intervención quirúrgica se inicia el proceso de dilataciones anales que buscan que el neoano (ano hecho por la operación quirúrgica) no se estenose (cierre, estreche) usando los dilatadores de Hegar cuyo diámetro máximo dependerá de la edad del niño (generalmente hasta el dilatador Hegar Nº 14). Conseguido este objetivo se procede al cierre de la colostomía.

Esta corrección quirúrgica no está libre de complicaciones. Puede presentarse incontinencia fecal (ensuciamiento), estreñimiento, fecaloma (endurecimiento extremo de la materia fecal por el estreñimiento), problemas psicológicos, problemas asociados a otras patologías existentes, etc.

Para mayor información recurrir a:
http://www.econosaludpediatrica.com/